» » El estiercol como abono orgánico

El estiercol como abono orgánico

Carlos 10 de julio del 2011 Abonos 9 comentarios

El empleo eficiente de los residuos animales como abonos puede ser una práctica de manejo agronómica y económicamente viable para la producción sustentable en agroecosistemas mixtos. En el caso específico de los estiércoles de diferentes ganados, su incorporación al suelo permite llevar a cabo un reciclado de nutrientes. Los mismos son removidos desde el complejo suelo-planta a través de la alimentación de los animales y pueden retornar parcialmente a ese medio en forma de abonadura.

Estiercol de Vaca

Una vez más es preciso recordar que existe una crisis total de energía, con el consecuente aumento de los costos de los fertilizantes inorgánicos. Han surgido, asimismo, en algunos países, serios problemas de contaminación por el uso excesivo de los fertilizantes y se han incrementado las áreas que sufren procesos degradativos por la disminución de la fracción orgánica de los suelos ante el intenso uso agrícola. Este panorama renueva, a nivel mundial, el interés por el uso en agricultura de materiales orgánicos de diversos orígenes.Y es que perfectamente puede hablarse de “renovar” el interés por el empleo de los abonos orgánicos; particularmente si se tiene en cuenta que esa práctica es de muy antigua data. Se inició en la prehistoria, cuando el hombre comenzó a esparcir los estiércoles en las tierras en donde se realizaban los primeros cultivos. Ya en épocas históricas, las sociedades más avanzadas continuaron aplicando tales desechos a los suelos, fundamentalmente con propósitos de fertilización. La aparición en el siglo XX de los fertilizantes inorgánicos y su empleo a escala masiva disminuyó hasta épocas recientes la atención por el empleo de las enmiendas orgánicas, particularmente en los países más desarrollados.

Acciones de los estiércoles en el suelo.

Otro aspecto que aporta a la idea de sustentabilidad es que los estiércoles no sólo proveen nutrientes, sino que -particularmente cuando su uso es prolongado- suelen ejercer acciones positivas sobre un variado conjunto de propiedades edáficas. Fundamentalmente, porque pueden introducir mejoras considerables en el contenido y en la calidad de la materia orgánica. Los tenores orgánicos de estos materiales son variados y fundamentalmente están en relación con la especie animal, con la alimentación del ganado y con el medio en donde los mismos se acumulan y recogen. Puede decirse, no obstante ello, que siempre resultan altos (entre 30 y 80%). En el caso específico de los rumiantes, el forraje rico en fibra que compone su dieta fundamental también contiene una cierta proporción de ligninas. Estas ligninas no son prácticamente degradadas ni por las enzimas de digestión ni por los microorganismos, y se excretan en el estiércol, junto a las sustancias constituidas por proteínas indigeribles. Representan los componentes más importantes para la generación de las sustancias húmicas estables. Así, aplicaciones reiteradas de estiércoles de ganado durante períodos prolongados suelen elevar los contenidos de humus del suelo.

En correspondencia con el beneficio que producen sobre la fracción orgánica, se ha demostrado que el estercolado es capaz de actuar positivamente sobre la condición física de las tierras. Así, se han logrado importantes disminuciones de la densidad aparente, aumentos de la porosidad total, de la macroporosidad y de la estabilidad estructural y mejoras en la capacidad de almacenaje de agua del suelo, mediante la incorporación al suelo de variados tipos de estiércoles.

La condición biológica es otro aspecto afectado por la práctica del abonado orgánico. El estiércol ejerce un efecto favorable en tal condición por el gran y variado número de bacterias que posee. Éstas producen transformaciones químicas no sólo en el estiércol mismo sino, además, en el suelo, haciendo que muchos elementos no aprovechables por las plantas puedan ser asimilados por ellas. Además, el estercolado puede aumentar la población y la actividad de algunos componentes de la fauna edáfica, como por ejemplo las lombrices.

No obstante las consideraciones precedentes, el interés esencial que a nivel de los productores y de muchos profesionales del agro provocan los estiércoles en calidad de enmiendas suele estar centrado en su posible aptitud como fertilizante químico. Como proveedores de nutrientes en estos materiales son de bajo grado si se los compara con los fertilizantes industriales. Asimismo, debido a la resistencia a la descomposición de algunas de las fracciones orgánicas presentes en los estiércoles, sólo una parte de los nutrientes presentes el producto original queda finalmente a disposición de las plantas.

Sin embargo, no debe desdeñarse en absoluto el valor fertilizante de los estiércoles, particularmente si las cantidades que se aplican al suelo son superiores a los 10.000 kg/ha. Si se tienen en cuenta los datos expuestos en la tabla 1, puede decirse que en una incorporación de 20.000 kg/ha de estiércol fresco de vacuno (con 80% de humedad), se aportan al suelo 50,8 kg/ha de nitrógeno, 33,6 kg/ha de potasio y 32,4 kg/ha de fósforo asimilable; mientras que aplicando igual dosis de gallinaza (estiércol de pollo sin cama), se inyectan al suelo 142,8 kg/ha de nitrógeno, 83,4 kg/ha de potasio y 231,6 kg/ha de fósforo asimilable (tomando a la enmienda con una humedad del 70%).

Abono de Estiercol de Vaca
Pero existen otras razones que resaltan el carácter fertilizante de los estiércoles. Una de ellas es que incluyen todos los nutrientes vegetales, pues, además de los tres esenciales, también contienen magnesio, calcio, azufre y micronutrientes. También, hay que señalar que una parte del nitrógeno contenido en estos residuos se encuentra en forma directamente disponible para las plantas (es más, la disponibilidad del nitrógeno de la orina animal es por corto tiempo). Por último, se debería tener en cuenta que una porción de los nutrientes (particularmente en el caso del nitrógeno, del fósforo y de los microelementos) que se halla en los estiércoles pasará a formar parte del humus, quedando así almacenados en el suelo, a resguardo de las pérdidas por lavado.

Pero no todas son ventajas en las consideraciones que pueden señalarse respecto a la aplicación de estos productos. El estercolado en dosis elevadas es capaz de incrementar la salinidad edáfica, elevar el pH y aumentar la concentración en el suelo de nitrato, amonio y otros iones tóxicos. Los dos primeros efectos se relacionan con las características propias de los estiércoles (tabla 2). En general, los excrementos animales son alcalinos, fundamentalmente por liberar nitrógeno en forma de urea, que se descompone formando amoníaco. Contenidos relativamente altos de sales y/o una reacción básica pueden constituirse en factores perjudiciales para las plantas de los cultivos, especialmente durante la germinación y la emergencia.

Factores que afectan el uso de los estiércoles.

En un rápido balance es lícito sostener que los beneficios del estercolado son más importantes que sus aspectos negativos. Claro que para que se cumpla esta afirmación es menester tener en cuenta los factores que afectan su eficiencia de uso agronómico. Entre tales factores están el sistema productivo, las características del lugar en donde se acumulan los desechos, su manipuleo, la dosis, el momento y la frecuencia de aplicación y la forma de incorporación.

En cuanto al primer punto, habitualmente se sostiene que en nuestro país las posibilidades de empleo de los estiércoles se circunscriben a los sistemas intensivos (horticultura, fruticultura, viveros). Ello se ajusta a la realidad en gran medida, por las dificultades que acarrea el acondicionamiento, el manipuleo y la aplicación en superficies grandes como las que generalmente poseen los lotes de las explotaciones extensivas. Sin embargo, existe potencial de uso en sistemas mixtos agrícola-ganaderos (o en establecimientos agropecuarios dedicados también a la avicultura), en particular si se utilizan dosis no muy altas. Aquí cabría considerar la posibilidad de integrar esta práctica con fertilizaciones complementarias.

Si se piensa en cantidades importantes de estiércol que justifiquen su recolección y que, además, ésta sea relativamente simple, el mismo debe ser depositado por los animales en lugares no muy extensos. Para el ganado bovino esta situación se verifica en los tinglados de ordeñe o en los corrales de encierro anexos; también, en los corrales de feed-lot. El estabulado de los vacunos, tal cual se hace en varios países, permite la acumulación de estos desechos. No es el caso de Argentina. Los criaderos de pollos también ofrecen un medio conveniente para este fin.

Las deyecciones animales pueden acumularse e incorporarse en forma prácticamente pura o mezclarse con las “camas”. Estas últimas están constituidas por restos vegetales, como paja, pastos, cáscaras, etc., que se disponen sobre el piso de corrales o establos. Se mezclan con las excretas y absorben los líquidos, no sólo a la orina, sino también a la parte fluida de las bostas o guanos. Las camas de los criaderos de pollo en Argentina contienen guano junto a cáscara de semillas de cereales u oleaginosos. Los residuos de los animales pueden también mezclarse con una cierta proporción de suelo, como ocurre en los corrales con piso de tierra.

Las dosis de estiércoles que se aplican a los suelos son diversas. Las que se utilizan actualmente en Argentina en los sistemas intensivos no parecen seguir una lógica acorde con los conocimientos científicos del tema. No son generalmente tan elevadas como en otros lugares del mundo. Pueden variar en función del tipo de suelo, del material, de la forma y de la frecuencia de aplicación y de los objetivos de uso. Si se tiene en cuenta fundamentalmente el valor como fertilizante, la dosis de estiércol debería ser adecuada a los requerimientos de nutrientes de los cultivos.

Las técnicas de aplicación del estiércol a la tierra varían según el material sea sólido o líquido. En general se recomienda la semiincorporación; no es adecuado dejarlo en superficie, pues las formas volátiles de los nutrientes (particularmente el nitrógeno) pueden derivar a la atmósfera y no pasar al suelo. El momento de aplicación debería ser próximo a la siembra del cultivo, para disminuir la pérdida de nutrientes por volatilización o lavado. Sin embargo, en los casos en que estos materiales puedan producir modificaciones importantes del pH o elevar la salinidad, será conveniente disponerlo sobre el suelo 30 a 45 días previos a la siembra.

Si los factores que determinan la eficiencia de uso se adecuan a condiciones ajustadas de un manejo racional y sustentable, el potencial agrícola de los estiércoles puede ser interesante.

Extraido de: Revista Agromensajes

Carlos

Aunque soy graduado de Ingeniería Industrial, desde pequeño he estado muy vinculado al tema agricola gracias a mi padre que es Ingeniero agrónomo con fuerte vocación de llevar conocimiento a todo aquel interesado en el área agronómica.

9 Comentarios en 'El estiercol como abono orgánico'

  • 13 julio, 2011
    GRUPO-ZONA:

    Nos complace informarte que tienes un premio para tu Blog entra en:
    http://zona-ciencia.blogspot.com/2011/07/zona-ciencia-recibe-su-primer-premio.html

    Responder
  • 29 mayo, 2012
    josimar:

    Hola,…
    bueno muí buena toda la información sobre el abono a base de estiércol de animales agrícolas,pero tengo una pregunta, depende de que animal sea así mismo sale la calidad de el abono o eso no tiene importancia en que animal sea o que alimentación tenga?
    Gracias.. saludos y bendiciones desde Panamá.

    Responder
    • 29 mayo, 2012
      ccastell23:

      Eso depende de lo que coma el animal, por eso el de Vaca y el de Caballo es preferido por los agricultores, puesto que al ser estos dos animales hervivoros su estiecol contiene mejores nutrientes para el suelo.

      Responder
  • 21 junio, 2012
    nicolas:

    en el caso de contar estiercol proveniente de los corrales de un frigorifico, previaamnete es pasado por un especie de saranda, que proceso previoseria necesario para poder incorporarlo a un campo y en que cantidades

    Responder
  • 7 diciembre, 2012
    juan angel:

    El estiercol de la gallina es recomendable para la tierra.(las gallinas comen maiz)y pueden comerlo las vacas

    Responder
  • 24 mayo, 2013
    Victor Garmendia:

    Buen dia, necesito me ayuden con mas informacion acerca de la Elaboracion de Abono Organico con el ingrediente principal (Excreta de Ganado Bovino)Gracias

    Responder
  • 27 mayo, 2013
    Federico durand:

    Hola, necesito ayuda en cuanto, si es influyente la zona donde se cría el ganado, por yo crio en la selva tropical y se alimenta de pasto natural, ese estiercol es bueno o no,
    saludos

    Responder
  • 21 mayo, 2014
    JUAN DE DIOS:

    Buenos consejos, una pregunta:

    Es mejor dejar compostar el estiercol en tiraderos por algunos meses?
    o tirarlo fresco en el lugar que deseamos abonar?
    De antemano, Gracias.

    Responder
  • 19 octubre, 2014
    El Estiercol como abono organico | Agronom&iacu...:

    […] El empleo eficiente de los residuos animales como abonos puede ser una práctica de manejo agronómica y económicamente viable para la producción sustentable en (El Estiercol como abono organico http://t.co/SnaYa3NwPf…  […]

Deja tu comentario

  • Nombre:
    E-mail:
    URL: (Opcional)